Sunday, August 28, 2016

Tu Sí Pasas... Tu No Pasas...

Nos reíamos mucho mi esposo y yo esta mañana que hablábamos de las moscas. Yo le decía antes de cambiarnos que aunque no hubiera mosquitero en el nuevo departamento teníamos que dejar las puertas de la sala abiertas, es lo lindo de tener puertas francesas que se abren de par en par y ni hablar del jardincito que tenemos afuera, como no lo vamos a ver?  Tenemos que ver a Chip & Dale que se persiguen todas las mañanas por la bardita, agarran una de las ciruelas que tiene el árbol del vecino y se sientan a comerselas con sus dos manitas, como no vamos a ver eso?"Pero se van a meter las moscas" me decía el "Y bueno tendremos que co-existir con ellas." yo le respondía.

Eso fue antes de que nos cambiasemos, ahora que estamos aquí cambié de idea. La verdad es que es muy difícil ignorar que hay una o más moscas rondando en el mismo ambiente en el que tu estás tratando de concentrarte para escribir, o haciendo el aseo, cocinando, comiendo y que constantemente te vengan a zumbar al oído o pararse en tu cachete y evadirte cuando tratas de hacerlas que se vayan.

A mi no me gusta matar a otro ser viviente, hasta las plantas cuido como si tuvieran sentimientos, pero hay ciertos bichos que son muy molestos. Primero decidimos hacer de todo para tratar de ahuyentartas, compramos esos frasquitos que despiden un olor que supuestamente las mantiene lejos y si deciden acercarse al frasquito y se meten y ahí se quedan pero esa es decisión de ellas. Lo único que hizo eso fue atraerlas, algunas se metían y se morían otras no querían entrar pero ahí estaban rondando el frasquito por horas y otras entraban y encontraban la manera de salirse de nuevo para volverlo a hacer y ni mencionar las que decidían que ese no era su ambiente y se metían al nuestro a romper nuestra armonía.

Luego compramos una lampara que se supone te protege 1/2 acre de esas a las que si toman el riesgo de acercarse de más ahí si que no salen con vida. Vi algunas palomitas ahí pegadas, pobres ellas ni ruido hacen, pero no vi ni una mosca que se acercara. La dejamos varios días y nada, pero eso si había unas que no se querían salir de nuestra sala y eran de esas chiquitas que son muy veloces y ninguno de los dos las podía ver el suficiente tiempo para poder usar ese matamoscas de plástico que también habíamos comprado.

Ahí sigue colgada una trampa con goma que se supone debe atraerlas y ahí se quedan pegadas. Ya lleva una semana y las únicas moscas que tiene son las que le dibujaron al cartoncito para que sepas que para eso son esas trampas. Bueno pues serán para eso pero ni una sola se les acerca.

Y ahí no termina la cosa, volvimos a la tienda y compramos una raqueta eléctrica. Mi esposo tiene una misión y esa es la de vivir sin bichos en la casa tenga que hacer lo que tenga que hacer y yo lo único que prohibo es que usemos sprays químicos, esos terminan afectándonos más a nosotros que a los bichos. Tampoco funcionó, la raqueta que compramos se podía estirar, doblar para alcanzarlas mejor y terminó rompiéndose y al único que mató fué a un mosquito. Esos vuelan más lento aunque casi nunca se ven, es el primero que yo veo en 1 1/2 años que vivimos en Seattle. Ni una sola mosca pescó.

Hoy en la mañana hablábamos de que las pequeñitas no son tan molestas, "Y que vas a hacer para que nada más entren las chiquitas y no las grandes te vas a parar en la puerta a decirles Tu Sí Pasas... Tu No Pasas... y duré un buen rato riéndome.

Hoy voy a escribirle a la Gerente para que nos pongan un mosquitero porque yo quiero aprovechar que tenemos el lugar tal como lo queríamos y ya vi que mi esposo tenía razón!!! No podemos dejar que las moscas entren a alterar la armonía de nuestro ambiente. Para eso tienen todo el resto del mundo fuera de nuestras puertas francesas. Aquí las únicas que tienen permiso de entrar, es más si yo veo a una yo mismo le pongo mi mano para que venga y se sienta en casa es la catarina, ellas siempre estarán bienvenidas no importa de que tamaño sean ;)

Abrazos xoxo
@nit@

No comments: