Monday, July 4, 2016

El Amor Causa Dolor...


Cuando amamos a alguien sentimos dolor a veces por razones fuera de nuestro control como cuando les pasa algo, los vemos sufrir o cuando nos tenemos que separar por algo, pero un ser amado le podemos o nos puede causar dolor algunas veces a propósito con la clara intención de hacernos daño y a veces sin darse cuenta pero igual causa daño.

Tiene sentido que si no amas a alguien que te ama, con el simple hecho de no amarlos de regreso les estas causando un gran daño sin querer hacerlo, pero como puede ser que amemos a alguien y al mismo tiempo queramos hacerle daño!?

Mucho se ha hablado de este tema tan complejo, desde el lado psicológico, filosófico o espiritual, pero que lo vemos y lo vivimos es una realidad indudable.

En la vida cuando no tenemos nada que perder es difícil sentirnos heridos o decepcionados pero el Amor nos causa Felicidad y es protagonista de muchas de nuestras mejores experiencias de vida, por lo tanto ahí sí tenemos mucho que perder y eso nos vuelve vulnerables al dolor.

Hay veces que hacemos daño a quienes amamos porque nos sentimos dependientes de ellos para algo. Es muy común que dos personas desenvuelvan una relación intensa con algún amigo(a), familiar o con una pareja para intentar que la felicidad de ambos mejore, pero hay ocasiones en las que esa dependencia se va fuera de balance y cuando está desproporcionada el de los dos que se sienta más débil puede querer causarle un daño al otro para sentirse menos vulnerable al dolor. Esta se convierte en una herramienta importante para mejorar la imagen que tienen de sí mismos o afirmar su Independencia.

A veces lo hacemos para llamar la atención si sentimos que la otra persona se está alejando, para desquitar el malhumor con alguien que nos contiene, tolera y acepta tal como somos o para establecer límites. Lo hacemos por medio del abuso verbal, el rechazo físico o tomándose por hecho sin tomar en cuenta las necesidades del otro.

Hay ocasiones en las que inconscientemente buscamos una relación para recrear un trauma emocional. Formamos nuestra identidad basados en las experiencias de vida que hemos tenido y las personas de las que hemos vivido rodeados. Si tuvimos la fortuna de estar rodeados de amor y armonía lo más seguro es que busquemos en nuestras relaciones esa misma armonía que nos es tan conocida, pero si vivimos con drama o abusos, cuando nos volvemos adultos nos sentimos más como nosotros mismos cuando podemos recrear ese trauma emocional.

Puede ser que nos sintamos incomodos con la cercanía o el amor de alguien y por lo tanto saboteamos la relación o evitamos la intimidad o hasta podemos desencadenar el caos o el drama en una relación que tenga armonía y tranquilidad.

Tenemos la fantasía de que cuando seamos adultos vamos a encontrar el amor o algo que nos hizo falta y no tuvimos cuando éramos niños. Si por ejemplo no tuvimos el amor de un padre/madre, como adultos tenemos la opción de buscar a alguien con la personalidad parecida a la de la persona por quien nos sentimos heridos. No sentimos atraídos por la naturaleza de la carga emocional que forma parte de esa naturaleza que formamos.

Cuando esto pasa es lógico pensar que esa persona de la que nos enamoramos tiene todas las herramientas necesarias para recrear el trauma emocional de nuestra infancia y después de que pasa esa euforia o atracción inicial nos encontramos en una relación frágil en la que nuestros miedos se vuelven a reactivar y al final resultamos más heridos de lo que estábamos porque esta vez la persona que pensábamos que nos daría el amor que nunca tuvimos es la que nos está haciendo daño aunque sea de una manera inconsciente.

Es nuestra responsabilidad aprender a comunicar nuestros sentimientos de una manera constructiva y sobre todo de tener muy claro cuales son las heridas emocionales que venimos cargando de nuestro pasado y resolverlas. Ayudar a crear un lugar emocionalmente seguro para que las personas a quienes amamos sientan la confianza de expresar sus sentimientos sin ser juzgados. Trabajar en equipo para ver que es lo que nos enciende y nos hace atacar al otro con afán de hacerle daño.

Una relación en la que existe Amor no es algo que se debe tomar a la ligera, tenemos que tratarla como un privilegio y le debemos el máximo respeto. El Amor no nos da derecho al abuso como gratificación para nuestro Ego.

Las relaciones que creamos son en realidad una oportunidad para vernos a nosotros mismos con mucha más claridad, son como los amigos que hicimos antes de re-tomar esta Aventura de Vida y quedamos de que cuando nos encontrásemos nos íbamos a ayudar a encaminarnos hacia la luz y que nos íbamos a dar el chance de ver nuestro lado sombreado, aquel lado al que tanto trabajo le ha costado que le de la luz. En otras palabras nos hace ver nuestras vidas con más claridad. Nos podemos esconder de nosotros mismos y de la mayoría de los demás pero difícilmente de la persona que nos ama y a quien amamos. El Amor ayuda que a que eventualmente ese lado sombreado se llene de luz.

Tal vez le hacemos daño a los demás para aprender a amarnos a nosotros mismos y a los demás en forma incondicional.

Aunque el Amor Cause Dolor...Yo seguiré prefiriendo ir por la Vida Amando y Siendo Amada...

Con Amor xoxo
@nit@


1 comment:

Anonymous said...

Me Encantó!!! Te Adoro...
Ferdi