Thursday, October 24, 2013

Sacale las piedras a tu mochila ...


Todos llevamos cargando una mochila en nuestras espaldas, la llenamos de piedras, libros, golpes, regalos, drogas, comida, oro, latón, logros, perdidas, risas, llantos, temor y de amor. Si tuvimos la buena fortuna de haber nacido en una familia unida y rodeados de cosas materiales, talentos, abundancia y más que nada amor, pueda ser que esa mochila no pese tanto como la de alguien que nazca con todo lo difícil y nada de lo agradable, de lo fácil, pero todos cargamos un peso y no importa que tan pesado, a nosotros nos pesa como si fuera el más pesado. Podemos tratar de ponernos en los zapatos de los demás, pero a menos de que estuviéramos dentro de esos zapatos no podemos comprender como el otro lo percibe.

A lo largo de mi vida he conocido a gente con retos enormes que no tienen ni tiempo ni deseo de quejarse sino se enfocan en cómo van a cruzar al otro lado del río para evitar que la corriente arrase con ellos, otros que con retos menores se paralizan y dejan que la corriente se los lleve hasta el final, dejan de creer en la posibilidad de ser felices y se dejan morir en vida lentamente hasta que el cuerpo agarra la onda y deja de trabajar. Otros que lo tienen todo y nunca se sacian, siempre están en búsqueda de más, critican a los demás sin darse cuenta de que es precisamente lo que están criticando lo que no les gusta en sí mismos, dejan de valorar lo que tienen y se vuelven vanos y amargados.

Yo insisto que los humanos vivimos la vida de una manera inconsciente, porque si supiéramos que nuestras acciones y pensamientos son los que más daño nos causan, no creen que haríamos todo lo que está en nuestras manos por cambiar la manera en que actuamos y pensamos?

Yo tomé la decisión hace 10 años de exponer mi vida no porque me importa lo que piensen los demás, sino porque me tomó 50 años entender que "La Vida no es lo que te sucede, sino lo que haces con lo que te sucede". He pasado por tantos retos que si otros lo ven desde afuera dirían pobre mujer, pero yo no lo percibo de esa manera para nada, sino todo lo contrario. Yo me siento honrada de estar viviendo mi vida, protegida por algo más grande que yo que me cuida de mi misma, agradecida por las oportunidades que se me han presentado, contenta con lo que he logrado y entusiasmada cada día que pasa con todas las posibilidades de lo que me depara. No es que ya no tenga retos, lo que pasa es que una vez que cruzas el río y logras percibir tu propia vida desde el otro lado, ya no puedes jamás volverla a ver como la veías antes.

Yo escribo porque a mí me llevó 50 años tomar el riesgo de cruzar el río y desde éste lado, el agua se ve de muchos colores de turquesa, fluye calmada y constante, es potable, fresca y continúa presentandome oportunidades de lograr todos esos sueños como los muchos que he logrado.

Sácale las piedras a tu mochila y llénala de sueños y va a llegar un momento en que la mochila te va a cargar a tí y te vas a sentir como que estás flotando. Esa es la libertad, cuando no resistes a nada y agradeces lo que la vida te da. Todo te llega por algo...

Que haces tú con lo que la vida te da?

Abrazos xoxo
@nit@


7 comments:

Anonymous said...

Me encantó, te adoro...........

Ferdi

Anonymous said...

Sinceramente me encantó... Dream baby Dream

Laura Strambi

Anonymous said...

Me encantó Anita, muchas felicidades!!!

Besos,
Yolika Saenz

Anonymous said...

Muy bonito prima, lo mejor es que se nota has aprendido y valorado lo que la vida es, un beso hasta donde sea que estés.
Pepe Bercovich Reich

Anonymous said...


amiga muy cierto y preciso gracias x comparytir conmigo tqm lo sabes tienes un gran don

Marita Marquez

Anonymous said...

Que hermosas palabras grascias por conpartir anita saludos
Hermy Hurtado
3:13pm
Hermy Hurtado

Anonymous said...

Gabi Caro

Bonito percibir la vida sin hacerse tanta historia. Muy lindas tus palabras. Gracias por compartir.